Activistas sostuvieron el jueves que el arresto de dos mexicanos en una oficina de la patrulla fronteriza revelan la injusticia de las políticas de inmigración federales y estatales.

El gobierno del presidente Barack Obama dijo meses atrás que se concentraría en la deportación de inmigrantes ilegales con antecedentes criminales, más que en personas cuya falta consiste en vivir en Estados Unidos sin los documentos en regla. Pero las autoridades detuvieron a dos mexicanos que se encontraban en Alabama para protestar la represión de inmigrantes ilegales cuando se presentaron en la oficina de la Patrulla Fronteriza en Mobile y dijeron que se encontraban en el país ilegalmente.

La patrulla dijo que se limitó a cumplir su deber al arrestar a Isaac Barrera, de 20 años, y Jonathan Pérez, de 24.

Los activistas dicen que la patrulla no se atuvo a las directivas de Obama.

Barrera y Pérez se encontraban detenidos en Luisiana.