Venezuela recibirá un crédito de China por 4.500 millones de dólares destinado a proyectos petroleros en el país caribeño, el mayor receptor en Latinoamérica del financiamiento de la nación asiática, informaron hoy fuentes del Gobierno.

El ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, explicó al canal estatal que en el marco de una reunión oficial bilateral fueron acordados los términos del financiamiento por 4.500 millones de dólares que otorgará el Banco de Desarrollo de China.

Indicó que esos recursos se destinarán al "incremento de producción en el desarrollo Petrosinovensa", una empresa mixta establecida en la Faja Petrolífera del Orinoco en la que la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) posee un 60 % de las acciones y China National Petroleum Corporation el porcentaje restante.

"Es uno de los acuerdos fundamentales que hemos logrado en esta comisión", destacó Ramírez, al aludir a la X Comisión bilateral que se reúne desde ayer y hasta mañana en Caracas.

Ramírez cifró en unos 112.000 barriles diarios la producción de las empresas petroleras chinas en el país y previó que tienen "un horizonte de producción para el año 2014" de 1,1 millones de barriles de crudo por día.

Según Ramírez, Venezuela, "el país con mayores reservas de petróleo a nivel mundial", y China, "la segunda economía del planeta", desarrollan "proyectos integrados que van desde la producción" en el suelo venezolano, el transporte conjunto de petróleo a China y la refinación en la nación asiática.

Venezuela tiene dos créditos abiertos con China valorados en más de 20.000 millones de dólares -de ellos 10.200 millones en yuanes-, a los que hay que sumar los recursos del Fondo Pesado binacional acordado en 1997 con 6.000 millones que pasaron a 12.000 en 2009.

El país suramericano paga esos fondos con los casi 500.000 barriles de petróleo que diariamente manda al gigante asiático.

Al respecto, el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, resaltó que Venezuela recibe el mayor financiamiento de parte de China en la región, que calculó en 32.000 millones de dólares.

"No hay dudas de que estas relaciones que se establecen en el campo energético, en el campo agrícola, en el campo de la infraestructura van a seguir consolidando y profundizándose", afirmó.