El escritor hispano-peruano Mario Vargas Llosa dijo hoy en Panamá que debería darse un armisticio entre las pantallas y los libros en momentos que se está viviendo una revolución digital, porque ambos pueden perfectamente coexistir, aunque todo dependerá de la educación que se reciba.

"Si la educación enseña a los ciudadanos desde niños que los libros son tan importantes o más que las mismas pantallas, entonces la cultura venidera puede perfectamente ser de pantallas y de libros", expresó Vargas Llosa a los periodistas minutos antes de ser investido como doctor honoris causa por parte de la Universidad Latina de Panamá.

"Creo que si desaparecieran los libros devorados por las pantallas habría un gran empobrecimiento de la vida, seguramente no de la información, pero sí de la cultura en general", ahondó el laureado escritor y premio Nobel de Literatura 2010.

Sin embargo, precisó que la historia aún no está escrita y que todo dependerá de las decisiones que se tomen, aunque insistió que la idea debe ser siempre de mutua colaboración.

Por otro lado, el autor de la "Guerra del fin del mundo" indicó que la libertad de expresión en América Latina está mejor que en el pasado, aunque hay países donde no existe o está siempre amenazada, al igual que la libertad de prensa.

"Hay países donde se están aprobando leyes o tomando decisiones judiciales que claramente significan una restricción para la libertad de prensa y que crean un peligrosísimo precedente para el futuro", añadió.

Señaló que, cuando existen estas amenazas, todos los creyentes en los principios de libertad deben movilizarse en contra de éstas.

Finalmente, Vargas Llosa dijo que tiene un proyecto de novela en marcha el cual ha tenido que dejar casi todo el 2011 por su agitada agenda, pero espera culminarla muy pronto.