Autoridades agrícolas de seis países sudamericanos urgieron el miércoles la conclusión de las negociaciones de la Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial de alimentos.

De cara a un nuevo encuentro de negociadores del 15 al 17 de diciembre en Ginebra, los ministros de Agricultura o sus representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, integrantes del Consejo Agropecuario del Sur (CAS), consideraron indispensable la eliminación de las distorsiones que afectan el comercio de alimentos.

"La falta de avances en la negociación agrícola de la Ronda de Doha, a más de 10 años de su lanzamiento, resulta altamente preocupante. En tal sentido, (los ministros) consideran indispensable la pronta conclusión de la negociación agrícola, eliminando toda forma de subvenciones a las exportaciones, reduciendo sustancialmente la ayuda interna y mejorando las condiciones de acceso al mercado", señalaron los miembros del CAS en su declaración final.

Los ministros se reunieron durante dos días en la capital brasileña para discutir la reanudación de las estancadas negociaciones de la Ronda de Doha y el reciente brote de fiebre aftosa en Paraguay.

El director de planificación rural de Paraguay, Pánfilo Ortiz, aseguró a periodistas al final del encuentro que el mal está totalmente erradicado en su país. No obstante, el CAS acordó ofrecer los recursos necesarios a ese país para asegurar que la fiebre aftosa no vuelva a atacar sus rebaños.

En materia comercial, los ministros insistieron en concluir la negociación comercial de la Ronda de Doha "a fin de desmantelar las políticas proteccionistas de los países desarrollados y lograr un comercio internacional abierto, justo y orientado al mercado".

La Ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial, lanzada en noviembre de 2001 en Qatar, se ha visto obstaculizada por discrepancias entre países industrializados y en desarrollo en el tema agrícola.