La Bolsa de Seúl cayó hoy más de un 2 % debido a la preocupación por la revisión a la baja del PIB de Estados Unidos en el tercer trimestre, lo que arrastró al índice surcoreano a su mínimo en seis semanas.

El referencial Kospi perdió 43,18 puntos, el 2,36 por ciento, y terminó la sesión en 1.783,10 unidades, al tiempo que el tecnológico Kosdaq se dejó 15,20 puntos, un 3,01 %, y se situó en 490,49 puntos.

La revisión a la baja del crecimiento estadounidense en el tercer trimestre, que fue de un 2 % frente al 2,5 % calculado inicialmente, propició las ventas entre los inversores, nerviosos por la posibilidad de una rebaja de la calificación de la primera economía mundial.

El sector tecnológico sufrió especialmente por la ola de ventas, que llevó a Samsung Electronics a perder un 2,9 %, mientras Hynix Semiconductor, segundo fabricante mundial de chips de memoria, cedió un 6,02 %.

También las siderúrgicas sufrieron un revés después de que el martes Moody's Investors Service recortara sus perspectivas para Hyundai Steel de "estables" a "negativas", por los riesgos financieros y la debilidad en el sector.

Así, la siderúrgica se depreció hoy un 5,88 %, mientras POSCO, líder del sector, perdió un 3,14 %.

Ganaron terreno en cambio los fabricantes de componentes automovilísticos, que esperan ver impulsadas sus exportaciones gracias al Tratado de Libre Comercio con EEUU que ayer ratificó el Parlamento surcoreano.

Esto se tradujo en subidas como la de Mando, la principal compañía de este campo, que se apreció un 2,59 %.

También cerraron a contracorriente los distribuidores al por menor, como E-mart, que ganó un 2,3 %, y Hyundai Department Store, que se apuntó un 3,36 %.

La moneda local bajó 6,7 unidades frente al dólar, que se intercambiaba por 1.152 wones al cierre de la sesión.