Pakistán designó el miércoles a un nuevo embajador en Estados Unidos después que su previo enviado renunció en medio de una disputa con los poderosos militares de su país.

La ex ministra de Información Sherry Rehman fue nombrada en el cargo de embajadora de Pakistán en Estados Unidos. Era una colaboradora cercana a la primer ministra Benazir Bhutto, quien fue asesinada por milicianos en 2007.

Rehman reemplaza a Husain Haqqani, que renunció el martes en medio de acusaciones de que escribió a mano un memorando en que pedía ayuda a Washington para poder controlar a los militares de su país. Haqqani niega estar involucrado con el informe.

Rehman es importante dentro de las filas del partido gobernante.

La ex ministra ha defendido los derechos de la minoría cristiana en su país y en una ocasión se reveló que figuraba en la lista de posibles asesinatos de un miliciano.

La oficina del primer ministro confirmó el miércoles la designación pero no dio detalles.

El puesto diplomático es crucial para ambas naciones. Washington desea trabajar con Pakistán para vencer a la red terrorista al-Qaida y negociar una salida para la guerra en Afganistán. Islamabad depende mucho de la ayuda estadounidense y del apoyo diplomático.

Las relaciones entre ambos países se han amargado en el último año, en especial por el operativo donde murió el líder terrorista Osama bin Laden y que Estados Unidos realizó sin informar primero a Paksitán.

Muchos legisladores estadounidenses han pedido poner fin al compromiso de Washington con el país que tiene armas nucleares.