Ministros de Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela renovaron hoy su compromiso con el cuidado de la Amazonía y acordaron remarcar el acento social en sus planes para el mayor pulmón verde del planeta.

"Se ha ratificado y renovado el compromiso con el desarrollo sustentable, pero también con la inclusión", declaró el canciller brasileño, Antonio Patriota, quien ofició de portavoz de la IX Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA).

La cita se celebró en la ciudad brasileña de Manaos, en el corazón de la Amazonía, y congregó, además, a los ministros de Relaciones Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Surinam, Winston Lackin, así como a representantes de Bolivia, Colombia, Perú y Guyana.

Patriota dijo que durante el encuentro fue aceptada una propuesta de Brasil, que ofreció destinar el 20 por ciento de un fondo de 100 millones de dólares que tiene para asuntos amazónicos a proyectos que ayuden a contener la desforestación, que es un problema común en todos los países de la región.

Esos y otros acuerdos fueron plasmados en el llamado "Compromiso de Manaos", un documento que en el quinto de sus 28 puntos también plantea la necesidad de "desarrollar nuevos espacios de diálogo con las poblaciones amazónicas", que en general quedan al margen de las grandes discusiones nacionales.

Según Patriota, esa intención de promover un diálogo más fluido con los habitantes de la Amazonía, que suman unos 33 millones de personas entre los ocho países, supone una "evolución política" y demuestra el "creciente interés" de los Gobiernos en mejorar la situación social de esa población.

"Ese diálogo, además, supondrá un mayor intercambio de experiencias entre los Gobiernos", así como el desarrollo de "mejores marcos jurídicos" y de "programas de protección de los derechos humanos, sociales, económicos y culturales" de los habitantes de la Amazonía.

Además del "Compromiso de Manaos", los ministros y autoridades presentes firmaron un documento adicional, en el que se comprometieron a negociar una posición común de cara a la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible Río+20, que Brasil y la ONU organizarán en junio del año próximo en Río de Janeiro.

"Seguros de que la Conferencia Río+20 es una adecuada oportunidad para evaluar y determinar acciones y medidas que permitan alcanzar el desarrollo sostenible", los ministros destacaron "la relevancia que debe ser dada a la Amazonía por su especial significado para la biodiversidad, la estabilidad climática y el desarrollo integral".

En relación a la biodiversidad amazónica, Patriota precisó que la región atesora, entre muchas otras riquezas naturales, "la quinta parte de las reservas mundiales de agua dulce y una tercera parte de los bosques que restan en el planeta".

Por esos enormes reservorios y su significado para el combate contra el cambio climático, el ministro brasileño subrayó que todo aquello que los países de la OTCA generen en cuestión de políticas ecológicas supondrá "nuevos aportes para una mejor gobernanza ambiental global".

La OTCA "es un foro privilegiado para la discusión de programas de desarrollo sustentable" y "con la fuerza del ejemplo" puede ser un "modelo para el mundo", sentenció Patriota.

La reunión de cancilleres, que concluyó hoy, será seguida a partir de mañana de un seminario sobre desarrollo sostenible que reunirá durante dos días a expertos en cuestiones medioambientales de los ocho países miembros de la OTCA.