El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, indultó hoy a dos pavos en la Casa Blanca en el día previo a Acción de Gracias, la fiesta nacional por excelencia, y uno de ellos se escapó en plena ceremonia.

Con Peace (Paz) ausente, Obama ofició la tradicional ceremonia del indulto con el otro pavo, de nombre Liberty (Libertad), acompañado por sus dos hijas, Malia y Sasha.

Liberty y Peace recibieron el perdón del presidente y esquivaron una muerte segura en una fecha en la que los estadounidenses se comerán unos 45 millones de pavos.

El Día de Acción de Gracias, que se celebra el cuarto jueves de noviembre, es para los estadounidenses más familiar que las Navidades y millones de personas viajan estos días para reunirse con sus seres queridos y aprovechar las grandes rebajas que comienzan con el llamado Black Friday (viernes negro).

Esta fiesta "es uno de los peores días del año para ser un pavo", bromeó Obama al comienzo de la ceremonia al anotar que Liberty y Peace, gracias a su indulto, se van a librar de "terminar rellenos y al lado de un puré de patatas".

Las dos aves, ambas de 19 semanas y 20 kilos de peso, fueron seleccionadas de un grupo de 30 criadas por estudiantes de Willmar, en el estado de Minesota, el mayor productor de pavos del país.

Ahora podrán descansar en las arboledas de la lujosa finca del primer presidente de EE.UU., George Washington, situada en el estado de Virginia.

El primer perdón fue concedido por el presidente John F. Kennedy (1961-1963), pero fue en el mandato de George H.W. Bush (1989-1993) cuando la Casa Blanca oficializó esta ceremonia previa al día de Acción de Gracias.

Obama, sus hijas y la primera dama, Michelle, llevarán hoy por la tarde otros dos pavos a un hogar para personas necesitadas en Washington.

En Acción de Gracias "agradezcamos por lo que tenemos. Tengamos en mente a los que menos tienen. Apreciemos a los que ocupan un lugar especial en nuestras vidas y asegurémonos de que ellos lo saben", pidió el presidente a sus compatriotas.

Recordó también a los que no pueden pasar estos días con sus seres queridos, especialmente los militares que se encuentran en Irak y Afganistán, y les agradeció por su "increíble servicio y devoción" hacia EE.UU.