Un grupo de simpatizantes de Ocupa Wall Street anunció hoy que lanzará un disco benéfico para recaudar fondos a favor del movimiento en el que cantará el cineasta Michael Moore e incluirá a los tamborileros de Zuccotti Park.

Moore se unirá a conocidos solistas y grupos como Jackson Browne, Third Eye Blind, Crosby & Nash, Devo, Lucinda Williams en "Occupy This Album", que se pondrá a la venta en las próximas semanas, primero en formato digital, según la página web Music For Occupy.

La iniciativa busca reclutar a cuantas más bandas sea posible y está siendo organizada por el músico Jason Samel, quien espera recaudar entre uno y dos millones de dólares para los manifestantes, quienes denuncian la "avaricia" del sistema financiero de Estados Unidos.

"Este movimiento realmente es la voz del pueblo, una idea que se necesitaba desde hace tiempo. Respaldo totalmente sus protestas pacíficas contra un sistema que ha sido cuidadosamente diseñado a favor del uno por ciento más rico de la población", señaló Graham Nash, uno de los artistas que se han sumado al proyecto.

Algunos músicos han dedicado canciones a los indignados, como el guitarrista Matt Pless, que afirma que se contagió de la "energía" de aquellos cuando les visitó en Zuccotti.

La popular banda de rock alternativo Third Eye Blind también ha compuesto "If There Ever Was a Time" sobre Ocupa Wall Street, un tema que se puede descargar gratis de la página del grupo en Facebook.

Music For Occupy recordó que la música ha sido una fuente de inspiración para otros levantamientos populares en el pasado, como las protestas contra la guerra en Vietnam en los años sesenta o a favor de la democracia en Tiananmen (China) en 1989.

Ocupa Wall Street reveló hoy que el jueves regresará al parque de donde sus miembros fueron desalojados esta semana para celebrar el día de Acción de Gracias, una de las fiestas más importantes de EE.UU., aunque no pernoctarán en Zuccotti para no ser detenidos.

El movimiento prepara otra jornada de protestas generalizadas para el próximo 6 de diciembre, cuando los indignados piensan concentrarse delante de viviendas expropiadas a morosos para denunciar esta consecuencia de la crisis hipotecaria en Estados Unidos.