Los palestinos pueden flamear su bandera junto a otras 194 naciones en la UNESCO después de firmar un documento que les concede una voz dentro del vasto sistema de las Naciones Unidas, y el orgullo en el mundo árabe, a la vez que amenaza los proyectos prodemocráticos.

La decisión tomada el mes pasado por la organización para la educación y la cultura de la ONU, con sede en París de reconocer a los palestinos provocó un inmediato recorte del financiamiento por parte de Estados Unidos, lo cual obligaría a la UNESCO a reducir su fondo para alfabetismo y programa de desarrollo en países como Irak, Afganistán o la nueva nación como Sudán del Sur.

El ministro de relaciones exteriores palestino Riad Malki suscribirá el miércoles el llamado instrumento de adhesión en Londres donde fue creada la UNESCO después de la Segunda Guerra Mundial. La bandera palestina podrá ser izada en la UNESCO, pero no se sabe en qué fecha.