La primera dama mexicana, Margarita Calderón, inició hoy en Manila una visita oficial de dos días a Filipinas en la que se reunirá con el presidente del país, Benigno Aquino, y otras autoridades.

La esposa del presidente mexicano, Felipe Calderón, comenzó su visita con una ofrenda de flores en las tumbas de los padres del mandatario filipino: la expresidenta Corazón Aquino y Benigno Aquino, el mártir de la democracia asesinado en 1983 durante la dictadura de Ferdinand Marcos, según el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Después, Margarita Calderón se trasladó al palacio presidencial de Malacañang, donde aguardaba el presidente Aquino para la recepción oficial.

La primera dama mexicana tiene previsto participar en una comida organizada en su honor y que contará con la asistencia del ministro de Asuntos Exteriores filipino, Albert de Rosario, y otros cargos del Ejecutivo y parlamentarios.

Por la noche, acudirá a una recepción ofrecida por el embajador mexicano en el país, Tomás Calvillo.

El jueves, visitará el centro para niños Nayong Kabataan y se entrevistará con los ministros de Bienestar Social, Corazón Soliman; Sanidad, Enrique Ona; y Educación, Armin Luistro.

La primera dama mexicana expondrá en estas reuniones de los programas utilizados por el Gobierno de México para mejorar la protección social de los niños necesitados y de la prevención de la drogadicción, según fuentes de la embajada de México.

Los ministros Soliman y Luistro tienen previsto viajar a México del 30 de mayo al 3 de junio del próximo año.

El último acto de la visita oficial será una gala oficiada por el senador filipino Edgardo Angara, en la que se emitirán oficialmente sellos oficiales conmemorativos del "Día del Galeón", celebrado cada 8 de octubre en conmemoración de la nave que cubría el trayecto entre Acapulco y Manila asegurando el comercio entre España y Filipinas.