El consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Tom Donilon, aseguró hoy que las políticas lideradas por la administración Obama han debilitado a Irán en su carrera nuclear y han aislado al país "diplomática, regional y globalmente como nunca antes".

Donilon, quien participó hoy en una ponencia en el centro de estudios Brookings Institution, subrayó que las actuaciones de Estados Unidos para imponer sanciones al comportamiento iraní no han tenido precedentes y han seguido las líneas que el presidente de Estados Unidos prometió cuando tomó posesión del cargo.

"Estados Unidos ha hecho exactamente lo que dijo que iba a hacer. Con el amplio apoyo de la comunidad internacional, ha aumentado constantemente la presión sobre el régimen iraní que paga el coste de su intransigencia", apuntó el consejero.

Donilon explicó que la estrategia de EE.UU. ante la posición del Gobierno de Ahmadineyad ha incluido cinco líneas distintas de actuación, "que se refuerzan mutuamente".

"A nivel internacional, hemos tenido mucho éxito en la construcción de una amplia y profunda coalición internacional para pedir responsabilidades a Irán" por su actuación nuclear, añadió.

Donilon hizo hincapié en que el presidente de Estados Unidos se encargó personalmente de comprometer en este tema a varios de sus homólogos extranjeros, "incluyendo a los líderes de Rusia y China".

"Hemos trabajado con aliados y socios para construir sanciones ante Naciones Unidas. La Unión Europea ha impuesto fuertes medidas contra el sector financiero iraní, el sector bancario, el de transportes y el energético, así como a la Guardia Revolucionaria de Irán", insistió.

Precisamente ayer, EE.UU. aumentó la presión contra el sistema bancario de Irán al declarar el país zona "de preocupación prioritaria por lavado de dinero", y anunció nuevas sanciones contra los sectores nuclear y petroquímico.

La denominación, basada en una ley antiterrorista de 2001, identifica como "amenaza" para el sistema financiero global a todo el sector bancario iraní, incluido el Banco Central, las entidades privadas y sus subsidiarias que operan fuera del país, según indicó el secretario del Tesoro, Timothy Geithner.

Pese a los éxitos enumerados por el consejero de la Casa Blanca, Donilon recordó que hay que continuar alerta en cuanto a las actuaciones iraníes, como apuntó el reciente informe de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA).

"Ya sabíamos que Irán mantenía un esfuerzo activo y estructurado para desarrollar tecnologías para armas nucleares hasta el año 2003 y que, en palabras del informe de la IAEA, las actividades relacionadas con el desarrollo de un dispositivo explosivo nuclear todavía podrían tener lugar", dijo.

"Hace tres años, el liderazgo iraní estaba unido. Hoy en día, Teherán está atormentado por la división. Hace tres años la comunidad internacional estaba dividida sobre cómo proceder. Hoy en día, tenemos forjado un grado de unidad sin precedentes con los aliados y socios a los que Irán debe rendir cuentas", concluyó Donilon.