Israel prevé una "grave erosión" en su acuerdo de paz con Egipto e incluso se prepara para la posibilidad de que el histórico pacto se derrumbe totalmente, dijo el miércoles un ministro del gabinete.

Las declaraciones de Matan Vilnai, ministro de Defensa Civil y general retirado, reflejan las agudas preocupaciones del gobierno israelí de que la Hermandad Musulmana en Egipto pudiera hacer grandes avances e incluso ganar las elecciones que comienzan la próxima semana.

Los temores de Israel se han exacerbado tras cinco días de protestas masivas en El Cairo y otras ciudades, en las que se exige que los gobernantes militares renuncien de inmediato y entreguen el poder a líderes civiles. Casi 40 personas han muerto en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes.

"La imagen es bastante clara. Llevamos meses diciéndolo. Aparentemente lo que llamamos la Hermandad Musulmana ... ganará a la larga la mayoría en todas las instituciones (egipcias)", dijo Vilnai a la radiodifusora del Ejército de Israel.

La Hermandad es el grupo político mejor organizado en Egipto y se prevé que obtendrá buenos resultados en los comicios. Los cálculos de cuántos escaños ganará en el Parlamento han ido del 20% a casi el 50%.

Otros partidos fundamentalistas islámicos también se han postulado, lo cual eleva la posibilidad de que podrían ser mayoría, aunque también hay divisiones en estas instituciones de corte religioso.

Pero en medio de la agitación política de Egipto, se desconoce cuánto margen político tendrá la Hermandad después de las elecciones. Se encuentra bajo intensa presión para que trabaje con grupos liberales, y es probable que los militares dominen el próximo gobierno.

Los líderes de la Hermandad han dicho que no buscan cancelar totalmente el acuerdo de paz con Israel firmado en 1979. Al igual que muchas facciones liberales y seculares, dicen que desean enmiendas en el pacto, en especial las cláusulas que le prohiben a las fuerzas armadas egipcias ingresar a la península del Sinaí, cerca de la frontera con Israel.

Muchos en Egipto ven esa cláusula como un golpe al orgullo nacional y una causa de inseguridad en ese territorio desértico.

Vilnai dijo que no espera que el acuerdo de paz se desbarate de inmediato, ya que el gobierno posrevolucionario egipcio estará muy ocupado con asuntos internos.

"Pero una vez que el régimen se estabilice, como esperamos que ocurra, creemos que este acuerdo sufrirá una grave erosión. Y tenemos que prepararnos para una situación así", advirtió.