Investigadores forenses en la India investigan el miércoles qué causó un incendio que destruyó dos vagones de un tren y mató a siete pasajeros, incluyendo a una investigadora australiana.

El incendio comenzó antes del amanecer el martes cuando el tren expreso viajaba de Calcuta a la ciudad de Dehradun, en el norte.

Los ingenieros del tren lograron separar los dos vagones en llamas del resto, pero no pudieron salvar a siete personas que murieron quemadas o sofocadas.

Las víctimas incluyen a una niña de cuatro años y a Kati Scanlan, una australiana de 21 años proveniente de la provincia de Tasmania. Ella viajaba con tres amigas australianas que sobrevivieron y eran atendidas por las heridas que sufrieron en el incendio, incluido inhalación de humo.

Las cuatro mujeres estaban en la India para investigar el Budismo en el lugar santo Bodh Gaya, en el norte indio, donde la tradición dice que Buda alcanzó la iluminación.

El Departamento de Asuntos Exteriores de Australia informó que se puso en contacto con las mujeres que sobrevivieron, así como con sus familias en su país.

Arjun Munda, ministro en jefe de Jharkhand, manifestó sus condolencias el miércoles así como su preocupación por el gran número de percances. También exhortó a las autoridades a mejorar la seguridad.

Los accidentes son comunes en la red ferroviaria de la India, una de las más extensas del mundo con unos 14 millones de pasajeros diariamente. La mayoría de los choques e incendios se atribuyen principalmente al pobre mantenimiento y a fallas humanas.

El miércoles, otro incidente que involucraba una coalición entre un tren exprés de pasajeros y otro de carga dejó cuatro personas heridas. Las autoridades dicen que el accidente en la terminal de trenes en el estado de Orissa se debió a una falla de señalización.