Los científicos y aficionados disponen ya de una guía turística de Marte, una obra que recopila los datos más útiles del planeta rojo, entre ellos los lugares donde se puede encontrar más agua, su relieve o hasta la ropa que se debería llevar para protegerse de su clima extremo.

Se trata de una obra de casi quinientas páginas en las que se recopilan muchos de los descubrimientos que la ciencia ha hecho ya sobre este planeta, pero sobre todo se localizan sobre el terreno algunos de los datos más curiosos que las misiones espaciales han arrojado hasta ahora.

Así, los curiosos y aficionados a este tipo de literatura científica pueden conocer y situar con precisión detalles del "Olimpus Mons", el volcán más grande del sistema solar, con una extensión similar a la del Reino Unido y una altura tres veces superior al Everest.

También podrán ubicar las "Tharsis Planitia", unas mesetas elevadas con llanuras tan extensas como Europa pero sobre una altitud de nueve kilómetros, o los "Valles marineris", un descomunal cañón en el que el Gran Cañón del Colorado (Estados Unidos) sería una simple grieta.

La edición española de la "Guía turística de Marte. Los misteriosos paisajes del planeta rojo" ha sido prologada por el profesor de Ciencias Planetarias de la Universidad Complutense de Madrid Francisco Anguita, para quien la obra es "un libro de aventuras impregnado de la mejor ciencia".

El volumen, escrito por el divulgador científico estadounidense William Kenneth Hartmann, recopila decenas de las imágenes que del planeta rojo han tomado las sondas que ya han llegado allí (principalmente la Mars Global Surveyor y la Mars Odissey), pero sobre todo localiza cada uno de sus puntos curiosos en un mapa topográfico regional y se detiene en los detalles de cada uno.

Mientras la ciencia aún se plantea la hipótesis de que alguna forma de vida pudiera ser viable en Marte, sobre una cosa ya existe consenso: la evolución de su clima ha registrado un cambio climático muchísimo más drástico que el de la Tierra, una "fragilidad" -la del clima del planeta rojo- sobre la que Francisco Anguita invita a reflexionar.

La obra incluye capítulos típicos de una guía turística, entre ellos el clásico "¿Qué me pongo?", donde repasa las temperaturas típicas del aire marciano, que oscilan entre los -87 grados por la noche y los "suaves" -25 del día, y del suelo, que en épocas estivales pueden subir hasta 10 grados.

Con esas condiciones, un traje espacial similar al que usaron los astronautas que pisaron la Luna puede ser suficiente, pero las botas y los guantes sí deberían tener un aislamiento especial, porque todo lo que se toque estará a una temperatura muy inferior.

La guía revisa de forma gráfica y visual el conocimiento científico que han aportado todas las misiones al planeta rojo, que comenzaron en la década de 1970 y que se han sucedido desde entonces con la implicación de las principales agencias espaciales del mundo.

Esta información se ampliará con el robot "Curiosity" que la NASA enviará desde Cabo Cañaveral el próximo sábado.