El presidente del Parlamento Centroamericano (Parlacen), el dominicano Manolo Pichardo, instó hoy a los países de la región a "sacudir" el "estancado" proceso de integración, afectado desde 2009, a raíz del golpe de Estado que derrocó al entonces gobernante de Honduras, Manuel Zelaya.

Dicho proceso "está en una especie de estancamiento, esa es la verdad", dijo el parlamentario en una entrevista con Efe en Santo Domingo, en la que, sin embargo, aclaró, que no es una situación exclusiva de la región ya que, según reconoció, este tipo de iniciativas son complejas y difíciles.

"Es necesario encaminarnos hacia la integración total de la región porque no puede haber desarrollo si no nos integramos", dijo el legislador, aunque señaló que este proceso integrador debe ir más allá del plano económico para garantizar oportunidades a la población, angustiada por problemas como la inseguridad alimentaria y la violencia.

"Lo que procuramos es crear una comunidad parecida a la Comunidad Europea, que avance de lo económico a lo político", argumentó Pichardo, elegido a finales de octubre pasado como el primer representante de la República Dominicana en presidir el foro político.

El parlamentario, que pertenece al oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), subrayó que uno de los puntos más apremiantes en los que debe trabajar Centroamérica es en impulsar la futura unión aduanera regional.

Asimismo, consideró que el Parlacen deberá tener una participación preponderante en la unificación en la región, por lo que se comprometió a trabajar para que el órgano regional "se convierta en el eje alrededor del cual gire y avance el proceso de integración".

"El Parlacen juega un papel fundamental (...) tenemos la facultad de monitorear todos los órganos del sistema, pero además somos la garantía de que el proceso democrático sea más transparente y abierto", apostilló.

No obstante, admitió, que "hay sectores que se oponen y se resisten (a integrarse) porque para muchos es más fácil ser cabeza de ratón que cola de león y no se conciben ejerciendo el liderazgo político en una comunidad más grande, de 50 millones de personas".

Sobre sus planes al frente del Parlacen, reiteró que su principal objetivo es fortalecer el foro mediante la adhesión de Costa Rica y Belice y otros países del Caribe como Haití y Cuba.

"Queremos ser puente entre Centroamérica y las islas", dijo el parlamentario dominicano.

En ese sentido, informó que ya se inició "una ofensiva" en ese aspecto, que incluyó reuniones con los embajadores de Belice y Costa Rica en Guatemala, sede del Parlacen, y que ahora esperan reunirse con las máximas autoridades de esos países "para tratar de convencerles de que sean parte de este órgano político".

"Pero también queremos llegar a Cuba y Haití con la intención de discutir con ellos la posibilidad de que lleguen como observadores al Parlacen", subrayó.

Sobre la salida de Panamá del foro regional, argumentó que esta decisión, tomada por el presidente de ese país, Ricardo Martinelli, "no tiene ningún sentido" y, además, "viola los tratados internacionales".

El presidente panameño retiró oficialmente a Panamá del Parlamento Centroamericano en noviembre de 2010, al considerarlo como un órgano "inoperante" y "una cueva de inmunidades".

No obstante, los diputados de esa nación que fueron electos en 2009 cumplirán su período de cinco años.