El ciclista español Alberto Contador declaró hoy ante los tres jueces del Tribunal de Arbitraje (TAS) en el marco del contencioso que mantiene con la Federación Internacional de Ciclismo (UCI) y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) para tratar de demostrar su inocencia por el presunto positivo por clembuterol en el Tour 2010.

La tercera jornada de la vista que se celebra en la sala Pierre de Coubertin del Museo Olímpico de Lausana era "el día de los ciclistas".

Contador fue el primero en contestar y expuso sus argumentos durante algo menos de una hora.

Después fueron llamados a declarar como testigos dos compañeros de Contador en 2010, cuando militaban en las filas del Astana, el español Benjamín Noval, quien actualmente corre al lado del madrileño en el Saxo Bank, y el italiano Paolo Tiralongo.

Ambos corredores, en una intervención de unos pocos minutos, afirmaron que comieron el mismo solomillo que el triple vencedor del Tour de Francia la noche del 21 de julio, en un hotel de Pau y durante la jornada de descanso.

Con los testimonios de los tres corredores finalizó la penúltima jornada, por lo que la vista quedó a expensas de la cuarta y última que se celebrará en el Castillo de Bethusy a partir de las 8 de la mañana y que tiene previsto concluir a las 12.30 horas.

Los abogados de Contador se mostraron "cansado y con ganas de que termine la audiencia", ya que las tres jornadas celebradas han sido, según sus palabras, "muy intensas".

En el último acto se van a establecer las conclusiones finales por parte de la acusación y la defensa y a partir de ese momento los jueces deberán estudiar todas las pruebas para dejar el caso en vías de un veredicto que debe conocerse, según el TAS, antes de fin de año".