China aceptó prestar a Venezuela 4.000 millones de dólares para ayudar al país sudamericano a impulsar la producción de petróleo, entre otros proyectos, se informó el miércoles.

China se ha convertido rápidamente en el mayor prestamista extranjero de Venezuela, con más de 32.000 millones de dólares en créditos hasta el momento, que Caracas salda con envíos de petróleo.

El ministro de Energía y Petróleo venezolano Rafael Ramírez indicó que el préstamo es parte de una serie de proyectos, y que varias compañías chinas participan en planes para incrementar además la producción de hierro y aluminio. Añadió que el préstamo será firmado en breve.

Ramírez resaltó que el propósito es aumentar la producción de crudo que extraen en conjunto empresas de Venezuela y China, de los actuales 100.000 barriles diarios a alrededor de 330.000 barriles por día.

Acotó el ministro que las empresas mixtas con el gigante asiático deben elevar la exportación de crudo a China a 1,1 millones de barriles diarios para el 2014. Eso sería un gran incremento para Venezuela, que tiene como objetivo aumentar en general su producción petrolera de tres millones de barriles diarios, según cifras oficiales locales, a unos cuatro millones en 2015.

La inyección de capital chino también ha sido clave para brindar a Chávez apoyo en momentos que busca aumentar el gasto antes de las elecciones presidenciales del próximo año. Ramírez señaló que las empresas chinas están ayudando en la mejora de las centrales eléctricas y otros proyectos promovidos por el sector público como la construcción de viviendas y vías férreas.

Funcionarios chinos y venezolanos discuten no sólo los planes para impulsar la producción de mineral de hierro, sino también proyectos de ampliación de un muelle, el dragado del río Orinoco y "un proyecto para ampliar nuestra capacidad de transporte ferroviario para el transporte de mineral de hierro", dijo el ministro en una reunión televisada.

Otro proyecto conjunto tiene como objetivo incrementar la producción de aluminio, insistió Ramírez.

Venezuela, en la actualiza exporta a China unos 410.000 barriles de combustible al día, lo que representa un aumento de hasta 10 veces más en comparación a los 45.000 barriles diarios vendidos a China en 2005, enfatizó el ministro.

En sintonía con los crecientes volúmenes de petróleo pesado de Venezuela, los dos países siguen adelante con sus planes de construir conjuntamente una refinería en China con capacidad para manejar hasta 400.000 barriles diarios, manifestó.

La mayor parte de ese petróleo proviene de la vasta reserva de crudo pesado localizada en la cuenca del río Orinoco, al sonriente del país. Ramírez dijo que China también participará en el desarrollo de una terminal portuaria de aguas profundas en la ciudad oriental de Araya para poder aumentar las exportaciones de petróleo.

La orientación a largo plazo expresada en las conversaciones de esta semana, expresó Ramírez, tiene el propósito de "suministrar todo el petróleo que necesita China para su desarrollo y obtener de China todo el apoyo necesario en transferencia de tecnología y financiamiento".

Los acuerdos con el Banco de Desarrollo chino, en los que China presta e invierte miles de millones de dólares a cambio de un flujo garantizado de petróleo, han generado fuertes críticas de algunos adversarios de Chávez, quienes argumentan que la deuda no es beneficiosa para Venezuela o para su empresa petrolera estatal.

El diputado opositor, Miguel Angel Rodríguez, dijo que con los préstamos lo que se ha hecho es "hipotecar al país". Recientemente exigió al gobierno dar detalles de las cuentas, incluyendo el precio mediante el cual Venezuela vende el petróleo a China.

Los funcionarios del gobierno han dicho que Venezuela está cosechando muchos beneficios de la creciente relación con China.

"Nosotros no tenemos descuentos con nadie", dijo Ramírez en una entrevista en agosto. "Nosotros vendemos a precios internacionales".