La extrema delgadez de la esposa del príncipe Felipe de Borbón, Letizia, es uno de los aspectos que más resalta la prensa local sobre la visita de la pareja a Chile.

Los cambios de vestuario han permitido observar cada vez mejor la delgadez esquelética de Letizia, cuya apariencia física no es la sombra de la joven periodista que se casó con Felipe.

En el primer encuentro de los príncipes con su anfitrión, el presidente Sebastián Piñera, el martes por la mañana, Letizia llegó al palacio de gobierno con un traje de dos piezas de color rojo, que no dejaba traslucir demasiado su estado físico. En la cena de gala ofrecida por el mandatario, la joven utilizó una falda de tonos oscuros y una blusa con los hombros muy escotados, que exhibían sus brazos huesudos, especialmente en los hombros, similares a los de alguien enfermo de anorexia.

El vespertino La Segunda dijo que el tema de la delgadez fue uno de los más abordados entre los asistentes a la cena.

El miércoles los príncipes inauguraron una exposición del famoso pintor español Chema Madoz, en el Museo de Arte Contemporáneo, a la que la princesa llegó con un vestido blanco, de manga corta, donde la escena se repitió.

Los príncipes de Asturias llegaron el lunes por la noche a Chile, y abandonan el país el jueves, luego de visitar un observatorio en el norte.