El presidente de la FIFA Joseph Blatter afirmó que ya se ha disculpado lo suficiente por sus recientes declaraciones sobre el racismo en el fútbol que desataron furor y consideró que el asunto está cerrado

"Sólo puedo decir que el tema para mí está cerrado", dijo Blatter el miércoles durante una conferencia de prensa en la sede de la Confederación Asiática de Fútbol en Malasia.

También indicó que se siente dolido por las críticas en su contra.

El jefe del organismo rector del fútbol mundial dijo la semana pasada que lamentaba el alboroto causado por su declaración de que cualquier incidente racial entre jugadores podría arreglarse con un apretón de manos al final de un partido.

"Ya me disculpé y no puedo decir más", agregó el directivo.

También destacó que no debe haber "tolerancia contra el racismo".

Blatter respondió tras una pregunta sobre la sugerencia de Neil Warnock, directivo del equipo Queens Park Rangers de la Liga Premier, quien la semana pasada recomendó que los jugadores negros en todo el mundo debería boicotear los próximos partidos internacionales en señal de protesta contra el presidente de la FIFA.

"No hay discriminación en lo que siento, no hay racismo, para nada", dijo Blatter. "Este asunto se terminó para mí. Avancemos. Hay cero tolerancia para el racismo, cero tolerancia para la discriminación en todas las actividades en el campo y fuera de él".

Blatter insistió en que no se sorprendió por la reacción de la prensa británica, las fuertes críticas y las exhortaciones a renunciar a su cargo, pero agregó que "me dolió mucho por estos comentarios porque tocaron mi conciencia y mi determinación de luchar contra el racismo".

El suizo de 75 años que fue reelecto para un periodo de cuatro años en junio, descartó la semana pasada dejar su puesto en medio de la más reciente controversia.