Al menos un policía murió hoy y cuatro resultaron heridos por el ataque de varios insurgentes armados a una comisaría en la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), en Pakistán, informó el canal privado "Geo TV".

Entre ocho y diez "terroristas" armados con granadas de mano y misiles atacaron la estación policial situada en Daraban Kalan, perteneciente al distrito de Dera Ismail Khan, según la cadena.

Los insurgentes escaparon de la zona del ataque en un coche y una motocicleta y las fuerzas de seguridad acordonaron posteriormente la zona, según "Geo".

La localidad donde se produjo el ataque está situada cerca de las áreas tribales fronterizas con Afganistán, un territorio que nunca ha estado bajo completo dominio del Estado y en el que se refugian miembros de la insurgencia talibán y de la red terrorista Al Qaeda.

Tanto la NWFP como el adyacente cinturón tribal son escenario de frecuentes atentados, especialmente contra las fuerzas de seguridad.