Bajo una estricta vigilancia policial, dirigentes de la Confederación de Obreros y Empleados del Estado (Cofe), en disputa con el gobierno por nuevos convenios salariales y de trabajo, realizaron el martes una reunión sobre la cabecera de un puente internacional que une Uruguay con Argentina.

La fuerte custodia policial que dispuso el gobierno buscó impedir que fueran cortados los accesos y el tránsito por el puente sobre el compartido Río Uruguay, como había advertido el secretario general de ese sindicato, José Lorenzo López.

Informes de la prensa local desde la ciudad de Fray Bentos, 300 kilómetros al noroeste de Montevideo, señalaron que aunque se produjeron algunas demoras en el tránsito no se impidió la circulación de vehículos.

No se reportaron incidentes.