Por lo menos veintiocho personas murieron el martes en un día de redadas de seguridad y acciones de violencia en Siria, dijeron el miércoles activistas sirios.

El más reciente derramamiento de sangre tuvo lugar en momentos que un comité de las Naciones Unidas condenaba abrumadoramente las violaciones de derechos humanos cometidas por el gobierno del presidente Bashar Assad y exhortó a un inmediato fin de todo tipo de violencia.

Dos importantes grupos de activistas dijeron el miércoles que tenían pruebas de la muerte de por lo menos 28 personas murieron el martes. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos y los Comités de Coordinación Local llevaron el recuento de las víctimas.

La violencia ocurrió en las ciudades de Hamma y Homs, al este de Deir el-Zour.

Casi 4.000 personas han muerto en la represión militar desatada por el gobierno en ocho meses desde que comenzó la revuelta prodemocrática.

La resolución sin carácter obligatorio adoptada el martes por el Comité de Derechos Humanos de la ONU exhorta a las autoridades sirias a implementar "sin mayor retraso" un plan de paz pactado por la Liga Arabe a comienzos de noviembre.

También pide al gobierno sacar los tanques de las calles, liberar a prisioneros políticos, detener los ataques contra civiles y permitir a observadores internacionales en Siria.

La resolución, patrocinada por Francia, Gran Bretaña y Alemania, fue aprobada por 122 votos a favor y 13 en contra, con 41 abstenciones. Ahora debe ser aprobada en una sesión plenaria del organismo de 193 países miembros, donde su adopción es virtualmente segura.

La embajadora estadounidense Susan Rice dijo en un comunicado que la resolución envía un claro mensaje de que el comité "no acepta el abuso y muerte como camino legítimo para retener el poder".

El embajador sirio en la ONU Bashar Ja'afari acusó a Francia, Gran Bretaña y Alemania de "librar una guerra mediática, política y diplomática" contra Siria y agregó que "Estados Unidos es el autor intelectual y principal instigador de la campaña política contra mi país".

La resolución tuvo más de 60 copatrocinadores que incluyeron a países árabes como Arabia Saudí, Catar, Jordania, Marruecos, Bahréin y Kuwait, y el vecino Turquía.

Damasco sólo recibió el apoyo de Bielorrusia, Bolivia, Cuba, Ecuador, Irán, Mianmar, Nicaragua, Corea del Norte, Uzbekistán, Venezuela, Vietnam y Zimbabwe.

___

La periodista de The Associated Press Edith M. Lederer colaboró con este reporte desde Naciones Unidas.