Al menos cuatro civiles murieron hoy, entre ellos uno niño, y tres resultaron heridos por la explosión de una mina al paso del automóvil en el que viajaban en la provincia de Laghman, en el este de Afganistán, informó una fuente oficial.

El incidente tuvo lugar a las 09.30 horas locales (05.00 GMT) en el distrito de Alingar y entre los heridos, que fueron trasladados de inmediato al hospital del distrito, había una mujer, dijo a Efe el portavoz del gobernador provincial, Faizanullah Patan.

El jefe del Consejo Provincial, Gulzar Sangarwal, condenó el asesinato de los civiles e instó a todas las partes en conflicto a que los protejan, informó la agencia local AIP.

Hace diez días, al menos siete civiles, entre ellos una mujer y un niño, murieron por la explosión de otra mina al paso del vehículo en el que se trasladaban en el mismo distrito.

El conflicto afgano, que se encuentra en una fase especialmente virulenta, es cada vez más mortífero para la población civil.

El pasado julio, la Misión de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) denunció que casi 1.500 civiles murieron en el primer semestre de 2011, un 15% más que en el mismo período del año anterior (en todo 2010 fallecieron 2.777 civiles por la guerra).

Según la ONU, los atentados suicidas y las bombas camineras, métodos habituales de los talibanes para hostigar a las fuerzas de seguridad, fueron responsables de casi la mitad de las víctimas mortales.