La ONU lanzó hoy una nueva campaña destinada a promocionar la conferencia Río+20, que se celebrará en Brasil en junio de 2012, y aumentar la participación pública en favor del desarrollo sostenible y en la lucha contra el cambio climático.

"Tenemos que imaginar un futuro diferente", afirmó hoy el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, al presentar junto a la embajadora de Brasil, Maria Luiza Ribeiro Viotti, esa iniciativa que lleva el nombre de "Río+20: El futuro que queremos".

El objetivo de ese plan es animar a la participación del público general en cualquier lugar del mundo con aportaciones que contribuyan a promocionar la prosperidad y mejorar la calidad de vida de la gente sin que se degrade el entorno natural del planeta.

"Río+20 no puede ser una conferencia más de la ONU. Los retos son muy grandes, demasiado", dijo Ban, que señaló que únicamente mediante el trabajo conjunto "se pueden superar esos desafíos, pues solo con unión se puede alcanzar el futuro deseado. Por eso Río+20 es crucial e históricamente importante para la humanidad".

El máximo responsable de la ONU se refirió a que "el mundo se vería de forma diferente si cada habitante tuviera acceso a los alimentos que necesita, a la educación o a la energía que se requieren para el desarrollo".

"¿Cómo se verían las comunidades si lográramos poner en marcha una economía verde, vibrante y creadora de puestos de trabajo? Ese es el futuro que queremos", señaló Ban.

A ese respecto la diplomática brasileña señaló que "la erradicación de la pobreza debe de ser parte de este diálogo, así como las maneras en que la economía verde puede contribuir al objetivo".

Ribeiro Viotti insistió en la importancia de integrar los diferentes aspectos del desarrollo sostenible con lo social, lo económico y lo ambiental.

La conferencia de la ONU sobre el desarrollo Río+20, que se celebrará en Río de Janeiro del 20 al 22 de junio de 2012, es el marco en el que se inscribe esta iniciativa.

A la reunión de Río está previsto que asistan los jefes de Estado o de Gobierno de la mayor parte de los países de la ONU y ministros de Economía y Desarrollo, así como numerosos participantes de la industria, los negocios, la agricultura y el ámbito académico.

De igual forma asistirán representantes de las comunidades indígenas, alcaldes de ciudades y pueblos, organizaciones no gubernamentales, sindicatos y organizaciones no gubernamentales.

El secretario general de la conferencia, Sha Zukang, señaló por su parte que "Río+20 es la mejor forma de definir los caminos hacia el desarrollo sostenible".

Argumentó también que los asistentes, sean líderes políticos, empresariales o sociales, "podrán conformar las vías para reducir la pobreza, avanzar en igualdad social y asegurar la protección ambiental en un planeta cada vez más poblado".

La población de la Tierra, según datos de la ONU, superó a fines de octubre los 7.000 millones de habitantes.

"Será la conferencia de todos. Los Gobiernos tienen que adoptar decisiones y mostrar liderazgo, pero no habrá éxito sin el firme compromiso de los Gobiernos locales, la industria y las empresas, así como de los grandes grupos", dijo Sha.

Con la iniciativa se lanzó también una página web (un.org/sustainablefuture) que será la plataforma desde la que informar al público sobre los elementos considerados claves para lograr ese desarrollo sostenible, incluyendo las ciudades, la resistencia a los desastres, la energía, la alimentación, el empleo, los océanos y el agua.

"Hoy estamos lanzando una conversación global sobre nuestro futuro, sobre lo que necesitamos para cumplir esos objetivos", señaló el subsecretario general de Comunicación de la ONU, Kiyo Akasaka, que subrayó también la necesidad de que "el desarrollo sostenible deje de ser algo abstracto y se haga real para la gente".