La extracción ilícita de minerales en Colombia alcanza el 50 por ciento de la minería total del país que además de provocar importantes daños ecológicos es fuente de financiación de grupos armados ilegales, según datos que se dieron a conocer hoy en el primer Congreso Internacional de Minería Ilegal.

En este sentido se expresó el director de Carabineros y Seguridad Rural de la Policía Nacional, el general Santiago Parra quien aseguró que "hay pruebas fehacientes y material fílmico, que evidencia que las bandas criminales y los grupos organizados al margen de la ley, derivan una economía ilegal de esta práctica".

En estos momentos, la extracción de oro se ha convertido en el tercer producto de exportación del país, "en el 2010 generó 200 millones de dólares", explicó a Efe el coronel Wilson Chaparro Alvarado, jefe de grupo de control de minería ilegal de la Direccción de Carabineros.

Esto supone el aumento de los niveles de contaminación de Colombia, ya que para llevar a cabo la extracción de este mineral, es necesario el uso del mercurio que deja residuos muy contaminantes.

"Por cada gramo de oro que se extrae se necesitan dos gramos de mercurio", aseguró Chaparro.

Según el coronel, los niveles de contaminación que indica "un estudio de Naciones Unidas" son altísimos en Colombia y se reducirían al convertir la explotación ilegal en legal ya que "cuando exista una explotación legalizada nosotros vamos a garantizar mecanismos que van a proteger la comunidad", dictaminó.

Este primer Congreso Internacional de Minería Ilegal, celebrado hoy en Bogotá y organizado por la Dirección de Carabineros en asociación con el Ministerio de Minas y el de Ambiente tiene el objetivo de "hacer una referenciación internacional del problema y generar una conciencia ambiental sobre este problema", afirmó Parra.

La localización de estas extracciones ilegales es complicada debido a las características geográficas del país que permiten que a través de las costas lleguen las retroexcavadoras que no necesitan carreteras y van abriendo y cerrando caminos a través de la selva.

Por eso, una de las propuestas principales de la Dirección de Carabineros es avanzar en el control satelital, algo que esperan mejorar gracias a la participación de 11 países invitados que tienen un amplio desarrollo tecnológico en este campo como España, Estados Unidos, Brasil, México o Chile.

El balance de resultados de este primer año es "positivo" con 275 minas cerradas, 1.228 detenciones a nivel nacional y alrededor de 125 máquinas inmovilizadas, en al menos 27 de los 32 departamentos del país según los datos de Carabineros.