Irán calificó hoy de "ineficaces" y "hostiles" las nuevas sanciones impuestas al sistema financiero del país por EEUU, Canadá y Reino Unido, en declaraciones del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast.

Mehmanparast, en su habitual rueda de prensa de los martes, calificó de "reprobable" la actitud de esos países, con los que recordó que las relaciones económicas están "en su nivel más bajo", por lo que las nuevas sanciones serán "ineficaces" y suponen sólo "propaganda".

"En los últimos años hemos tenido motivos para reducir al mínimo nuestros intercambios con esos países e incrementarlos con otros", dijo Mehmanparast.

En los últimos años, Irán ha avanzado en sus relaciones económicas con países como China, Corea o la India y también con los países de su propio entorno y las áreas africana y latinoamericana.

Las nuevas sanciones tratan de aumentar la presión sobre Irán para que abandone su programa nuclear, del que muchos países, con EEUU a la cabeza, sospechan que pude tener fines militares, aunque Teherán lo niega y ha reiterado que proseguirá su desarrollo atómico con fines pacíficos.

El Reino Unido y Canadá prohibieron ayer todas las transacciones financieras de sus bancos con Irán, mientras que Estados Unidos declaró a este país "área de lavado de dinero" y prohibió las relaciones con el Banco Central iraní y los sectores petrolero y petroquímico.

Además, también ayer, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, propuso a Alemania, Reino Unido, EEUU, Japón, Canadá y a la Comisión Europea (CE) adoptar "nuevas sanciones de una amplitud sin precedentes" para convencer a Irán de que "debe negociar" la renuncia a sus actividades nucleares.