Expertos forenses identificaron a los primeros dos desaparecidos que figuran en un documento militar encontrado en 1999 con un listado de personas detenidas por las fuerzas de seguridad y de muchas de las cuales nunca se supo más.

El director de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) Freddy Peccerelli, explicó que "la identificación fue a través de pruebas de ácido desoxirribonucleico (ADN) a las víctimas y a los familiares. Hay un 99,99% de posibilidades de que son los familiares de estas personas" desaparecidas.

En un acto público, la FAFG y los familiares de las víctimas informaron sobre la identificación de los restos de Sergio Saúl Linares Morales y Amancio Samuel Villatoro, que fueron recuperados de una fosa común en un destacamento militar en Comalapa, Chimaltenango, a unos 60 kilómetros al oeste de la capital. Ambas víctimas fueron secuestradas en la capital entre enero y febrero de 1984.

El denominado "diario militar" o "dossier de la muerte" es un documento encontrado por la investigadora Kate Doyle del no gubernamental National Security Archive (NSA) el 29 de mayo de 1999. Contiene información de inteligencia, allanamientos, cateos y se enlista a 183 personas, la mayoría de las cuales fueron asesinadas o desaparecidas en el marco de la guerra interna del país.

Peccerelli detalló que en el destacamento de Comalapa se exhumaron entre el 2003 y 2004 53 fosas con 220 cuerpos, 18 de ellos están próximos a ser identificados.

Amancio Samuel Villatoro era un líder sindical y líder de la Central Nacional de Trabajadores, según sus familiares desapareció el 30 de enero de 1984, esa información también aparece en el "dossier de la muerte, pero agrega que fue capturado en la misma fecha de la desaparición en un sector de la zona 1 de la capital y fue asesinado el 29 de marzo de 1984, según se ha podido interpretar de los códigos que acompañan su ficha dentro del documento.

La esposa del sindicalista, María del Rosario Bran, recordó que "ese día (de la desaparición) me dijo que regresaba a almorzar pero ya no lle*go. A mi me dejó sola, con cuatro hijos, tuve que irme a vivir a Tijuana para sacar adelante amis hijos, luego regresé por ellos. Hoy finalmente pude encontrarlo, yo pensé que lo iba a encontrar vivo aun después de este tiempo tenía la ilusión de encontrarlo vivo".

"Ahora podré enterrarlo", agregó.

El hijo de la pareja, Sergio Raúl Villatoro, manifestó que su padre "fue condenado a la desaparición forzada, a la tortura, al sufrimiento y a morir como todos los mártires de nuestra querida Guatemala. Mi padre fue secuestrado y asesinado bajo el gobierno de facto de Oscar Mejía Víctores".

Los familiares de Linares Morales dijeron que desapareció el 23 de febrero de 1984, cuando tenía 30 años, era líder estudiantil de la Universidad de San Carlos de Guatemala y miembro de la Partido Guatemalteco del Trabajo. Sus restos fueron localizadas a la par de los de Villatoro.

"Mi hermano Sergio fue detenido, desaparecido y torturado. Fue líder estudiantil y representante de la Universidad de San Carlos de Guatemala ante el Consejo Superior Universitario, obviamente pensamos que por su trayectoria de líder estudiantil fue asesinado", dijo Mirtala Linares.

Otro hermano, Aquiles Linares dijo que la víctima también militó en el guerrillero Partido Guatemalteco del Trabajo y que su muerte también tenía relación con esto.

Luego del acto, la FAFG entregó al Ministerio Público el informe de la identificación de las víctimas para iniciar las acciones penales en el caso.

Parientes de 27 de las 183 víctimas que aparecen en el "diario militar" iniciaron una demanda contra el Estado Guatemalteco ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por la desaparición de sus familiares.

El director de la Fundación de Antropología dijo que no se había podido identificar antes a las víctimas debido a que fue hasta en el año 2009 y 2010 que los familiares se acercaron a entregar muestras de ADN para cotejar con las muestras obtenidas de las exhumaciones.

Actualmente la FAFG cuenta con dos bancos de datos de ADN, uno para los desaparecidos y otro para los familiares de desaparecidos. La institución ha exhumado hasta hoy poco más de 20.000 restos de los cuales más de 7.000 son víctimas del conflicto armado.

Guatemala vivió desde el año 1960 a 1996 un conflicto armado entre el Ejército de Guatemala y guerrillas izquierdistas que dejó más de 200.000 muertos y desaparecidos, según una comisión de la verdad auspiciada por Naciones Unidas.