J.R. Martínez comenzó como el miembro menos conocido del elenco de "Dancing With the Stars", pero a medida que la temporada avanzaba, Estados Unidos se enamoró del soldado hispano de 28 años convertido en astro de telenovela.

"Dancing" atrae a 18 millones de televidentes por semana, los cuales vieron de primera mano al veterano de la guerra de Irak con la contagiosa actitud positiva. Escucharon su historia: cómo se quemó gravemente más del 40% de su cuerpo cuando el Humvee que conducía pisó una mina terrestre, y las numerosas cirugías a las que tuvo que someterse a través de varios años.

Y luego lo vieron bailar como si esa tragedia le hubiera ocurrido a otro. El actor y conferencista motivador de 28 años irradia alegría.

"Tienes una personalidad tan brillante; iluminas esta habitación", dijo Len Goodman, uno de los jueces de "Dancing".

Semanas atrás, Martínez fue elegido como gran mariscal del 123er desfile anual del Torneo de las Rosas. Apareció en la portada de la revista People, y unas semanas después fue nombrado uno de sus "hombres más sexys". Para rematar todo eso, el martes se convirtió en el nuevo campeón de "Dancing With the Stars".

Martínez y su compañera profesional Karina Smirnoff se llevaron el trofeo de esfera de espejos tras superar a los otros finalistas, Rob Kardashian y Ricki Lake.

"Hemos podido crear muchos momentos mágicos en el programa, y coronarlo con esto es sorprendente", dijo Martínez mientras sostenía el brillante trofeo.

"Y mi amiga se lo merece", continuó, viendo a Smirnoff. "Es una bailarina sorprendente y debería estar en esa categoría con la élite cuando venga a este programa y sostener ella su propio trofeo. Me emociona saber que pude formar parte de ese viaje".

Los compañeros de baile (y vecinos, pues viven cerca) ya saben dónde pondrán las esferas de espejos.

Smirnoff desea colocar el suyo dentro de su estudio de baile en "un espacio con un reflector, y le voy a sacar brillo cada mañana", afirmó.

Martínez mantendrá el suyo aún más cerca.

"En estos momentos voy a poner el mío en mi cama. Lo voy a meter adentro, y va a girar conmigo", dijo sonriendo. "Y después de eso, cuando ya nos hayamos separado un poco, voy a pegarlo al capó de mi auto, a conducir alrededor de Los Angeles y hacer sonar mi bocina, y será mi propio desfile".

___

La corresponsal de la AP Sandy Cohen puede ser contactada en Twitter: http://www.twitter.com/APsandy .

___

En línea:

http://abc.go.com/shows/dancing-with-the-stars