Maurice R. "Hank" Greenberg, el exconsejero delegado de la aseguradora American International Group (AIG), intervenida por el gobierno federal en 2008, demandó hoy formalmente al Tesoro de EE.UU. por daños a su empresa y actuación inconstitucional.

Greenberg, quien dejó de estar al frente de AIG en 2005, acusa en su demanda al Tesoro y la Reserva Federal de Nueva York de tomar control indebido de la aseguradora y de usarla como un vehículo para llevar miles de millones de dólares a los socios de AIG, entre los que destacan grandes entidades financieras y europeas.

La demanda está interpuesta a nombre de Starr International, la compañía que dirige ahora Greenberg y que era uno de los accionistas de AIG, y solicita una indemnización de 25.000 millones de dólares, de acuerdo al diario Wall Street Journal.

Acusa al gobierno federal de hacerse con propiedad valiosa de Starr y otros accionistas de AIG, y de violar la "quinta enmienda" que asegura que "no puede tomarse propiedad privada para uso público sin compensación".

Por su parte, el Tesoro respondió rápidamente a través de Tim Massad, secretario asistente de estabilidad financiera y supervisor del Programa de Alivio de Activos Problemáticos (TARP, por su sigla en inglés), el fondo federal creado para auxiliar al sector financiero en 2008.

"Nuestras acciones fueron necesarias, legales y constitucionales. Es importante recordar que el gobierno ofreció asistencia a AIG, y evitó su caída, para evitar un colapso del sistema financiero global", aseguró Massad en un comunicado.

En septiembre de 2008, el Gobierno estadounidense inyectó casi 180.000 millones de dólares en AIG para evitar su quiebra a la que se veía abocado por su alta exposición a las denominadas "hipotecas basura".

Desde entonces, AIG hay ido devolviendo parte de los fondos recibidos, y el Departamento del Tesoro afirmó en agosto pasado que su inversión restante en la aseguradora ascendía a 51.000 millones de dólares.

Para recuperar su rescate de AIG, el Gobierno de EE.UU. debe vender sus acciones a un precio de 28,73 dólares por unidad.

Las acciones de AIG cerraron el lunes a la baja en 21,01 dólares por unidad.