El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, descartó hoy que Italia y España necesiten apoyo financiero externo y consideró que se pueden ayudar a sí mismos.

En su intervención en el día del empresario alemán en Berlín, Weidmann, que también es miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), dijo que los nuevos gobiernos en ambos países deben aplicar las medidas necesarias.

Además, Weidmann aseguró que el caso de Grecia, con sus inmensos problemas estructurales, es "sin duda excepcional e incomparable con otros países".

El presidente del Bundesbank rechazó la idea de que el BCE se convierta en un prestamista de última instancia para países con un elevado endeudamiento, ya que ello extendería en exceso su mandato, que es asegurar la estabilidad de precios, y cuestionaría la legitimación de su independencia.

Las últimas semanas han aumentado las presiones desde Italia y España para que el BCE compre deuda soberana, con el fin de contribuir a que bajen las primas de riesgo y la rentabilidad de los bonos de estos países.

España ha colocado hoy 2.978 millones de euros en letras del Tesoro a tres y seis meses, y por segunda vez este mes ha tenido que aplicar un interés marginal superior al 5 %, en la primera emisión de deuda tras la victoria del PP en las elecciones generales del domingo.

El interés marginal aplicado a ambas denominaciones, del 5,22 % y del 5,33 %, respectivamente, supera el aplicado por dos de los países rescatados por la Unión Europea (UE), Portugal y Grecia, que a lo largo de noviembre han cerrado subastas de letras a tres y seis meses con rentabilidades inferiores a las aplicadas hoy por España.

El BCE compró la semana pasada deuda pública de la zona del euro por valor de 7.986 millones de euros, un 78 % más que la semana anterior (4.478 millones de euros).

El diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung informó en su edición del pasado viernes, sin citar fuentes, que el BCE acordó internamente intervenir en el mercado de deuda soberana de la zona del euro con un límite de 20.000 millones de euros semanales.

Sin embargo, el gobernador del Banco de Italia, Fabrizio Saccomanni, ha desmentido esta información.

La rentabilidad de la deuda soberana española a diez años se mantenía hoy en el 6,56 % y la prima de riesgo en 461,9 puntos básicos, como ayer.

El interés de la deuda italiana a diez años también permanecía invariable en 6,75 % y la prima de riesgo en 481,4 puntos básicos.