Dos integrantes de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) murieron en el sur de Afganistán, donde las tropas extranjeras intentan retener el territorio que ganado después de sacar a los insurgentes de sus fortalezas, informó el martes la coalición.

Un miembro del servicio murió por un ataque insurgente y el otro por la detonación de un explosivo colocado en un camino. No se dieron más detalles sobre las muertes, ocurridas el lunes.

De acuerdo con un conteo de The Associated Press, 512 soldados internacionales han muerto hasta ahora en Afganistán. Al menos 382 de los fallecidos eran estadounidenses.

En tanto, en el este de Afganistán, cuatro civiles murieron el martes cuando su vehículo pasó sobre un explosivo en un camino del distrito de Alingar, en la provincia Laghman, dijo el vocero provincial Faizanulá Patan.

Dos hombres, una mujer y un niño murieron en la explosión y otros dos adultos resultaron gravemente heridos, agregó el portavoz.