La policía de República Dominicana informó el martes que investiga el pasado de José Pimentel Sosa, el hombre de origen dominicano acusado en Nueva York de tramar un complot terrorista.

El jefe de la policía, José Armando Polanco, detalló que hasta el martes, las autoridades no habían encontrado registros de antecedentes judiciales de Pimentel Sosa en este país.

El sospechoso, de 27 años, "se fue muy pequeño de aquí, no hizo vida social en República Dominicana", afirmó Polanco en conferencia de prensa, aunque aclaró que la investigación sobre el pasado del emigrante y sus vínculos en el país caribeño aún está abierta.

Detalló que tras la detención de Pimentel Sosa en Nueva York, los organismos de seguridad en República Dominicana y la policía internacional (Interpol) comenzaron a investigar los antecedentes del hombre y sus vínculos.

El padre del sospechoso, Juan José Pimentel, confió el martes en la inocencia de su hijo, y consideró que la acusación no es más que "un montaje".

"Ellos (las autoridades de Nueva York) quieren poner un ejemplo con eso del terrorismo y le tocó la mala suerte al hijo mío", comentó Pimentel en entrevista telefónica desde su casa en La Vega, a unos 125 kilómetros al norte de Santo Domingo, con el telenoticiario Noticias SIN.

Juan José Pimentel aseguró que su hijo fue "tranquilo todo el tiempo", aunque reconoció que hace dos años, cuando se divorció, comenzó a cambiar, "no se dejaba ver, estaba depresivo".

La personalidad de Pimentel también cambió cuando hace cinco años se convirtió al Islam, según su padre.

Detalló que cuando se enteró de la detención de su hijo el sábado pasado, "me quedé con deseos de morirme", aunque consideró que la acusación "no puede ser verdad, porque el muchacho es tranquilo".

"Si usted le ve la cara, no se le ve ni capacidad ni ánimo de ese tipo de cosas", insistió el hombre.

Pimentel Sosa, quien emigró con su madre hace 20 años a Estados Unidos y visitó por última vez República Dominicana en 2007, fue acusado el domingo en Nueva York por tratar presuntamente de colocar bombas en edificio públicos y de tramar atentados contra soldados estadounidenses.