Johan Cruyff rechazó el martes las acusaciones de racismo en su contra por haber dicho que Edgar Davids debe su puesto como directivo en el Ajax por el color de su piel.

El mito viviente del fútbol holandés se ha visto envuelto en una polémica con los otros cuatro miembros de la junta supervisora del club, que la semana pasada designaron a Louis van Gaal como el nuevo director deportivo.

Según diversas versiones en la prensa holandesa, Cruyff le habría dicho a Davids durante una reunión a comienzos de año de que su puesto en Ajax se debía al color de su piel. La familia de Davids es originaria de Surinam.

En su columna en la edición del martes del diario holandés De Telegraaf, Cruyff negó cualquier connotación racista.

Cruyff explicó que su comentario fue hecho con relación a los esfuerzos de Ajax para retener en sus filas a jóvenes talentos nacidos fuera de Holanda.

"La idea fue de Frank Rijkaard de afrontar ese problema con la designación de alguien del mismo perfil en la directiva y que hubiese pasado por nuestra academia", escribió Cruyff. "Esa fue una de las razones por las que a Edgar Davids se le ofreció integrar la junta de asesores".

Los representantes de Cruyff declinaron un pedido de AP para entrevistarlo.

Davids también escribió en su blog que no tuvo la intención de presentar a Cruyff como racista.

"Nunca he dicho, y lo quiero enfatizar, que Johan Cruyff sea racista", declaró Davids.

Cruyff ha tenido una relación tirante con Van Gaal que se remonta a cuando éste dirigió al Barcelona, el club español donde Cruyff es una figura influyente.

Pese a los antecedentes, cuatro de los cinco miembros de la junta supervisora aprobaron, sin consultarle a Cruyff, el nombramiento de Van Gaal.

La membresía del club deberá pronunciarse la semana próxima si apoya a Cruyff o a los otros cuatro directivos.