Libia puede enjuiciar al hijo de Moamar Gadafi pero deberán participar en el caso los jueces de la Corte Penal Internacional, dijo el martes el fiscal de ese tribunal de las Naciones Unidas.

Luis Moreno Ocampo se encontraba en Trípoli el martes para conversar con los nuevos gobernantes de Libia sobre los planes que tienen para Seif al-Islam Gadafi, capturado el sábado por milicianos en el sur de Libia y retenido en el poblado de Zintan, en las montañas al suroeste de la capital. Todo apuntaba a que el vástago estaba encaminado a heredar el poder de Gadafi cuando este falleciera.

"Seif ha sido capturado, así que estamos aquí para asegurar la cooperación", dijo Moreno Ocampo a la prensa tras llegar a Libia. "Si (los libios) llevan el juicio del caso, conversaremos con ellos sobre cómo informar a los jueces, y pueden hacerlo, pero nuestros jueces tienen que participar".

Mientras tanto, el primer ministro interino de Libia, Abdurrahim el-Keib, anunció la formación de un gabinete de transición que llevará las riendas del país petrolero en lo que se efectúan elecciones parlamentarias a finales de junio.

Tras el derrocamiento del régimen de Gadafi en agosto, los nuevos gobernantes de Libia afrontan dificultades para consolidar su control del país fracturado, así como para emprender la construcción de instituciones estatales que no existían o eran débiles durante el gobierno anterior.

Entre los aspectos más importantes figuran el establecimiento de un sistema judicial que garantice un juicio imparcial a Seif al-Islam, certeza que desea la Corte Penal Internacional.

La CPI acusó al hijo de Gadafi de crímenes contra la humanidad. Los nuevos gobernantes de Libia dijeron que enjuiciarán en el país a Seif al-Islam aun cuando no han establecido un sistema judicial.

El Comité Internacional de la Cruz Roja visitó el martes al hijo de Gadafi en Zintan y dijo que al parecer tiene buena salud.

Steven Anderson, portavoz del comité con sede en Ginebra, dijo que la visita "se efectuó de acuerdo con los procedimientos de trabajo ordinarios del CIPR", y aclaró que todos los hallazgos ulteriores serán confidenciales.

La CPI, con sede en La Haya, Holanda, también acusó de crímenes contra la humanidad al ex jefe de inteligencia de Gadafi, Abdalá al-Senussi.

Las autoridades de Libia dijeron que al-Senussi fue capturado el fin de semana y se le mantiene preso en la ciudad sureña de Sabha, aunque el primer ministro interino no ha confirmado la versión.

Diversos grupos defensores de los derechos humanos han solicitado a Libia que entregue a ambos hombres para que se les enjuicie en La Haya, y Moreno Ocampo destacó que, incluso si los libios desean procesarlos en su país, es necesario que cooperen con el primer tribunal permanente del mundo para casos de crímenes de guerra.

Una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU obliga a Libia a cooperar con la CPI, pero eso no excluye necesariamente un juicio en ese país.

Si el Consejo Nacional de Transición convence a los jueces de La Haya de que el país tiene un sistema judicial en funcionamiento que garantiza un juicio imparcial a Seif al-Islam y al-Senussi sobre básicamente los mismos cargos que presentó Moreno Ocampo, la CPI podría declarar inadmisible el caso de Moreno Ocampo y legarlo a Libia.

"La Corte Penal Internacional actúa cuando un sistema nacional no tiene capacidad para hacerlo", expresó Moreno Ocampo. "Por eso estamos aquí, para entender qué es lo que están haciendo".