Las autoridades de China están preocupadas de que la crisis esté agotando las contribuciones a un multimillonario fondo mundial contra el cambio climático, pero espera que este mes pueda lograrse un acuerdo para dar financiamiento básico y ayudar a países en desarrollo a enfrentarse al calentamiento global.

Delegados en una conferencia de cambio climático patrocinada por Naciones Unidas y que comienza el 28 de noviembre en Durban, Sudáfrica, considerarán formas de incrementar en 100.000 millones de dólares anuales los recursos al Fondo de Cambio Climático.

Xie Zhenhua, vicepresidente de la Comisión Nacional de Reformas y Desarrollo y principal funcionario para el tema del cambio climático en China, dijo en una conferencia de prensa el martes en Beijing que algunos países tal vez no puedan comprometerse tanto como originalmente planearon, pero espera que haya progreso para determinar cómo se asignarán los recursos y se administrarán a largo plazo.

China también presiona para que los nuevos objetivos de reducción de emisiones para los países desarrollados entren en vigor luego que expire el Protocolo de Kioto en 2012.

Por lo general, los países han caído en el campo de pobres y ricos en el tema. Los países en desarrollo insisten en que las obligaciones del Protocolo de Kioto — las metas de cada país para reducir las emisiones — sean extendidas y se adopten nuevos objetivos. Pero los países industrializados quieren que las economías emergentes acepten compromisos similares.

Xie reiteró la postura de China de que los países desarrollados son los principales culpables del calentamiento global y deben tomar el liderazgo en el combate al problema, mientras los países en desarrollo no deben enfrentar restricciones obligatorias sobre las emisiones porque esto podría afectar los esfuerzos para aliviar la pobreza.