El presidente Hugo Chávez es optimista de que las nuevas leyes diseñadas para ampliar los controles de precios frenará la alta inflación y ayudará a establecer un modelo socialista en Venezuela.

"Esta es una ley para proteger al pueblo del capitalismo", dijo el mandatario en una llamada telefónica, escuchada a través de altavoces por funcionarios y partidarios reunidos en una barriada pobre del oeste de Caracas.

"Contra esto tenemos por adelante una batalla muy dura", acotó.

Si bien ya existe controles de precios para algunos alimentos básicos, como aceite para cocinar y arroz, la ley que entró en vigor el martes lo extenderá a un rango más amplio de artículos y otorgará al gobierno más autoridad de ejecución y sanción.

Los líderes empresariales han advertido que regulaciones más amplias y estrictas reducirán las inversiones y ocasionarán escasez de productos de gran demanda.

Chávez destacó que la ley ayudará a reducir la inflación, que "es uno de los problemas mas grandes que tenemos", obligando a los comerciantes a limitar sus ganancias y estableciendo precios al por menor a tasas fijadas por las autoridades.

Entre los factores que considerarán los funcionarios para fijar precios están los costos de producción, como el precio de materias primas y salario de los trabajadores.

El Banco Central de Venezuela anunció recientemente que la tasa anual de inflación había bajado marginalmente a 26,9% en octubre, frente a 27% del año pasado, por dos años consecutivos la más alta de la región.

El gobierno estableció la meta de mantener la inflación entre 23 y 25% hacia el final del año, pero muchos analistas pronostican que la tasa podría ser superior.

La nueva ley además contempla la detención de los comerciantes especuladores.

Citando a Lenin, Chávez acusó a las grandes empresas transnacionales y monopolios locales de "explotar al pueblo" impulsando los precios injustificadamente.

"Por una parte, nosotros incrementamos los salarios y de una vez ellos inmediatamente incrementen los precios", se quejó.

Karlin Granadillo, una funcionaria de gobierno responsable de establecer y aplicar las regulaciones nuevas sobre precios, señaló que los funcionarios no están listos para aplicar de inmediato las nuevas regulaciones.

Los funcionarios se enfocarán primero en establecer control de precios para alimentos, productos de higiene personal y de limpieza del hogar, materiales de construcción, partes automotrices, medicinas y servicios de atención médica, antes de moverse a otras áreas de la economía, agregó Granadillo.