El presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, calificó hoy a Brasil como un mercado "muy interesante para España", tras reunirse con la jefa del Estado brasileña, Dilma Rousseff.

Botín, que el año pasado concluyó la unificación de las marcas del grupo en Brasil bajo la imagen corporativa del Santander, se entrevistó con Rousseff en el palacio de Planalto, sede del Ejecutivo brasileño.

Al término del encuentro, Botín afirmó que "Brasil es un gran país, muy interesante para España", hecho que se demuestra en los "vínculos empresariales y culturales" entre ambos Estados, informó un comunicado de la entidad financiera.

"Estoy convencido de que las relaciones comerciales y de inversión entre los dos países van a crecer en los próximos años y esto será muy bueno para los dos", agregó Botín.

En su opinión, Brasil dispone de "grandes empresas muy bien gestionadas y en proceso de internacionalización", y subrayó que los mercados de España y Europa pueden suponer "buenas oportunidades para su expansión".

El año pasado, el Grupo Santander concluyó el proceso de unificación de la marca del Santander y del Banco Real, que la entidad española compró en 2007 al grupo holandés ABN Amro.

Brasil, mercado considerado estratégico por el primer banco español, tiene un peso del 25 por ciento en los beneficios del grupo.