Amnistía Internacional (AI) ha instado hoy a la Unión Europea (UE) a "aumentar su presión" sobre la Junta Militar egipcia para garantizar la transición hacia un régimen democrático, así como el respeto a la justicia y de los derechos humanos.

En un comunicado, AI afirma que hay "signos abrumadores" de que las autoridades egipcias "podrían no pretender realmente llevar a cabo su prometida transición hacia la democracia y la justicia", en alusión a los enfrentamientos entre fuerzas del orden y manifestantes en los últimos días, que dejaron decenas de muertos.

"Hasta este fin de semana, creemos que la UE ha estado poniendo demasiado énfasis en su apoyo al Gobierno de transición", señala el director de la oficina europea de AI, Nicolas Beger.

A juicio de la ONG, es necesaria "una presión internacional más clara, así como objetivos tangibles", ya que la Junta Militar egipcia "está procesando a miles de civiles, aplicando mando dura a protestas pacíficas y expandiendo las leyes de emergencia".

En concreto, AI pide a la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, que tome una posición "mucho más firme contra el mismo tipo de represión que los manifestantes egipcios del 25 de enero trataron de abolir".

En su último informe sobre Egipto, AI denuncia la "deplorable" situación de los derechos humanos en el país bajo el régimen transitorio de la Junta Militar, y señala que ésta "ha cumplido muy pocos de sus compromisos y ha empeorado la situación en varias áreas".

Amnistía Internacional recuerda que hasta agosto unos 12.000 civiles fueron juzgados en todo el país en procesos "extremadamente injustos", y señala que 13 de ellos fueron condenados a muerte.