El técnico del Granada Fabri González consideró que fue "mala suerte" el incidente que forzó la suspensión del partido contra Mallorca en la liga española, cuando un juez de línea fue lastimado por un paraguas que cayó desde la tribuna.

El encuentro del domingo en el estadio de Granada fue suspendido a los 63 minutos cuando el juez sufrió el golpe y comenzó a sangrar de una mejilla.

Varias informaciones de prensa en España indicaban el lunes que parte del paraguas se le cayó en forma accidental a un adolescente cuando hacía gestos en la tribuna, mientras Granada ganaba 2-1 tras remontar el marcador.

"Se ha localizado a la persona que lo ha hecho, que es un chavalín (muchacho joven)", dijo González. "Y creo que ha sido una cuestión de mala suerte, tal y como iba el partido tras la remontada".

El técnico también consideró que hay pocas fechas para jugar los minutos restantes.

Se sabe que el joven involucrado tiene 15 años, pero no ha sido identificado en forma pública. Según la agencia Europa Press, la Junta de Andalucía, que tutela al adolescente, indicó que en principio el caso fue un "accidente".

De acuerdo con la junta y con declaraciones de otros espectadores, citados por EP, el adolescente intentó señalar una acción del juez de línea con un paraguas y "accidentalmente" la parte superior salió despedida y el muchacho se quedó sólo con el mango en la mano.