La agencia Moody's anunció hoy que mantiene en "perspectiva negativa" la calificación del sistema bancario de Irlanda debido a su "débil perfil de liquidez" y las dificultades que experimenta para obtener financiación.

En un comunicado, la agencia indica que los bancos de este país operan en unas condiciones de mercado difíciles, lo que rebaja sus perspectivas de rentabilidad durante los "próximos 12-18 meses".

"Prevemos que el contexto operativo para los bancos irlandeses continuará siendo difícil durante ese periodo, principalmente como resultado de los severas medidas de austeridad impuestas por el Gobierno, la continua confusión de los mercados financieros en la zona euro y el deterioro global de la economía", señala en la nota el vicepresidente de Moody's, Ross Abercromby.

Según este analista, los bancos de este país continúan satisfaciendo sus necesidades de financiación con dinero procedente del Banco Central Europeo (BCE) y, en algunos casos, del Banco Central Irlandés (ICB).

Moody's recuerda en la nota que el sistema bancario irlandés permanece en perspectiva negativa desde 2008, al comienzo de la grave crisis económica que afecta a este país.

Desde entonces, el Gobierno ha apoyado a este sector, lo que ha provocado ahora un "significativo debilitamiento de su propio perfil crediticio".

"Los bancos tienen ahora que hacer frente a estas implicaciones, cuando el objetivo del Gobierno es reducir su carga de deuda y restaurar flexibilidad financiera", explica la agencia.

"En nuestra opinión -añade-, la sustancial reducción del gasto gubernamental entre 2011 y 1015 afectará a las perspectivas de recuperación del país. Esto tendrá un impacto importante sobre la rentabilidad de los bancos".