El Reino Unido anunció hoy nuevas sanciones contra Irán en represalia por su programa nuclear, que implican la ruptura de todos los vínculos financieros de las entidades británicas con los bancos iraníes.

El ministro británico de Finanzas, George Osborne, explicó que la decisión de este Ejecutivo permitirá incrementar "la seguridad del mundo y también la seguridad nacional", debido a la "significativa amenaza" que supone en la actualidad Irán.

En una medida sin precedentes, Londres decidió que todos las instituciones financieras y crediticias del Reino Unido deberán cortar sus relaciones con los bancos iraníes desde este mismo lunes, según señaló Osborne.