Los gases de efecto invernadero han alcanzado niveles récord, con concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera que superan el 39% desde el inicio de la era industrial en 1750, advirtió el lunes la agencia climática de la ONU.

Las nuevas cifras para 2010 dadas a conocer por la Organización Meteorológica Mundial muestran que los niveles de CO2 están ahora en 389 partes por millón, comparado con 280 partes por millón hace 250 años. Los niveles son significativos porque los gases atrapan calor en la atmósfera.

El subsecretario general de la organización, Jeremiah Lengoasa, dijo que las emisiones de CO2 son responsables por cuatro quintas partes del aumento, pero hizo notar el efecto a largo plazo, desde el momento en que los gases son emitidos a la atmósfera y sus efectos en el clima.

"Con eso en mente, incluso si las emisiones son frenadas de la noche a la mañana en todo el mundo, las concentraciones atmosféricas proseguirían durante décadas a causa de la larga vida de esos gases de invernadero en la atmósfera", advirtió.

Negociadores de casi todos los países del mundo se van a reunir este mes en Sudáfrica para tratar de llegar a un acuerdo sobre medidas para prevenir los peores daños al clima que según los científicos dicen ocurrirán si las concentraciones llegan a 450 partes por millón.

Eso pudiera ocurrir en unas décadas más si se mantiene el actual ritmo de emisiones, aunque algunos activistas y naciones vulnerables dicen que el mundo ya ha superado el punto de peligro de 350 partes por millón y que debe dar pasos para revertir la situación.

La organización climatológica dijo que el incremento de CO2 en la atmósfera entre 2009 y 2010 — de 2,3 partes por millón — muestra una aceleración si se compara con el incremento promedio de 1,5 partes por millón en la década de 1990.

El reporte del lunes menciona como causas principales el uso de combustibles fósiles, la pérdida de bosques y el empleo de fertilizantes.