La Comisión Europea ha aprobado hoy enviar 1,5 millones de euros a paliar los efectos de la peor sequía de la década en Afganistán, un fenómeno climatológico que amenaza con dejar sin alimento a cerca de tres millones de personas por la pérdida de hasta el 80 % de la cosechas de trigo.

Bruselas espera que la ayudar a cerca de 72.000 afganos desnutridos en el norte del país, ha informado la CE en un comunicado.

La comisaria europea de Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva, ha afirmado que "la sequía está haciendo pagar un gran peaje en el norte de Afganistán, donde las comunidades afectadas son ya especialmente vulnerables por el conflicto, la inseguridad y el subdesarrollo".

La ayuda se entregará en efectivo a los hogares más vulnerables a través de la agencia ECHO de ayuda humanitaria de la CE, que gestiona el programa sobre el terreno.

Con el envío de ayuda aprobado hoy, la respuesta solidaria europea de esta crisis ya asciende a 4,5 millones.

Según los datos de la CE, cerca de tres millones de personas sufren la hambruna, una situación que empeorará dada la pésima cosecha del año próximo que prevén recoger los agricultores afganos como consecuencia de la sequía.