Días antes de sentenciar al médico condenado por causar la muerte de Michael Jackson, el juez del caso denegó el lunes el pedido de la defensa de que un laboratorio independiente analice el contenido de una prueba crucial.

El juez Michael Pastor dijo que los defensores del doctor Conrad Murray hubieran podido pedir el análisis hace meses o incluso durante el juicio, que duró seis semanas, pero optaron por no hacerlo.

Los abogados de Murray querían que un laboratorio analice una cantidad de líquido hallado en un frasco del anestésico propofol que según las autoridades fue utilizado para hacer dormir a Jackson el día que murió. Murray le había suministrado a Jackson dosis de propofol todas las noches para ayudarlo a descansar cuando preparaba una gira de conciertos que hubiera significado su regreso a los escenarios.

El defensor J. Michael Flanagan alegó que el resultado revelaría la exactitud de una teoría propuesta por un especialista de cargo según el cual Murray se apartó del lecho de Jackson cuando este recibía propofol y el analgésico lidocaína por goteo.

El fiscal David Walgren sostuvo que el análisis carecía de fundamento legal y que Murray recibió un juicio imparcial.

Pastor examinó el frasco, hallado en un ropero en el dormitorio de Jackson, antes de emitir su fallo.

Flanagan dijo que no pensó en analizar el contenido del frasco sino después del juicio, que finalizó el 7 de noviembre con el veredicto de culpable de homicidio involuntario.

Flanagan dijo que si la teoría del testigo de cargo, doctor Steven Shafer, es correcta, la pequeña cantidad de líquido que quedó en el frasco debe contener lidocaína. En ese caso, "ahí está la clave", la prueba de que Murray efectivamente abandonó al cantante cuando recibía un medicamento por goteo intravenoso.

El pronunciamiento de sentencia está previsto para el 29 de noviembre. Murray está en la cárcel y enfrenta una condena desde libertad condicional hasta cuatro años de prisión efectiva.

___

Anthony McCartney: http://twitter.com/mccartneyAP