El delantero sueco del Milán, Zlatan Ibrahimovic, asegura que el Barcelona de Pep Guardiola, al que se enfrentará mañana en Liga de Campeones, es "el mejor equipo del mundo", y reitera que su salida del club azulgrana fue la solución más acertada.

"Vamos a enfrentarnos al mejor equipo del mundo, sin duda. Incluso cuando me marché, sabía que dejaba el mejor equipo del mundo. Pero, para mí y para todas las partes implicadas, creo que la mejor solución era dejar el club. Dados los resultados para ambas partes, fue la mejor solución", explicó el sueco en una entrevista publicada hoy en el sitio web de la UEFA.

Ibrahimovic, que no pudo disputar el encuentro de ida por una lesión muscular, reconoció que el partido de mañana será "fantástico" y "muy emocionante" para él, aunque insistió en que no lo concibe ni como una venganza ni como una cuestión personal.

"Estaba deseando jugar ese partido. Había entrenado muy duro, pero me lesioné el día de antes del partido. Fue una gran decepción, pero para mí jugar ante un antiguo equipo no es nada personal. Por supuesto es algo emotivo, un gran partido, pero al final es como cualquier otro encuentro. No hay que darle mucho bombo", refirió el exbarcelonista.

El Barcelona-Milán, que finalizó con un empate a dos en el Camp Nou, fue el partido que inauguró la fase de clasificación del grupo H, en el que ambos equipos ya han conseguido su pase para los octavos de final y lo único que falta por determinar es quién lo hará como primer clasificado y quién como segundo.

"Creo que gran parte de lo que nos jugamos en este partido es prestigio. Es bueno ser primeros, pero a veces es bueno lograr la segunda plaza. Ambas pueden ser positivas y negativas. Cuando estás en la Liga de Campeones tienes que enfrentarte a equipos muy buenos, y para ganar el torneo tienes que vencer a los mejores", recordó el sueco, que todavía no ha ganado ninguna.

No obstante, confesó que no quiere obsesionarse con este objetivo y dijo que ahora lo que quiere es "luchar por todos los títulos" que disputa.

"Si puedo ganarlos, genial. Pero si no, nada va a derribar mi carrera. Todo lo que he intentado siempre era convertirme en un jugador completo, y ahora estoy bastante satisfecho. Y cuando ganas títulos, no es porque seas el número uno, sino porque tu equipo lo es", aseguró el futbolista.

En este sentido, Ibrahimovic se deshizo en halagos para su actual club, el Milán: "Creo que es el club más grande en el que he jugado. Aquí me sentí como en casa desde el primer día, me recibieron con los brazos abiertos. La ciudad es mi segunda casa después de Malmo, donde nací y donde pasé muchos años", concluyó el delantero, de 30 años de edad.