Hugh Grant habló en una corte británica el lunes acerca del lado oscuro de la celebridad, con robos misteriosos, información médica filtrada a la prensa y mensajes telefónicos hackeados, y dijo que la culpa la tienen los tabloides en su conjunto, no sólo el ahora cerrado News of the World.

Grant considera que su teléfono fue hackeado por el tabloide británico Mail on Sunday, la primera vez que resulta implicado un diario que no pertenece a Rupert Murdoch.

La declaración de Grant ante una comisión investigadora de los medios presidida por un juez coronó una jornada ardua para la acosada prensa británica. Previamente, los padres de una escolar asesinada cuyo teléfono fue hackeado por el tabloide de Murdoch relataron cómo los ciberpiratas les dieron falsas esperanzas de que su hija seguía viva.

El actor dijo que una nota sobre su vida sentimental publicada en 2007 en el diario, que pertenece a Associated Newspapers Ltd., sólo podía basarse en información obtenida mediante el espionaje telefónico.

Añadió que no se le ocurría de qué otra manera el diario pudo obtener la información según la cual su romance con Jemima Khan corría peligro debido a sus conversaciones con una mujer de "voz melosa" que el diario identificó como directiva de un estudio cinematográfico.

Grant dijo que no existe tal mujer, pero que sí recibió mensajes de voz de la ayudante de un productor amigo suyo.

"Le gustaba dejar mensajes en broma encantadores... y su voz sólo se puede calificar de melosa", dijo Grant.

El actor demandó al diario por calumnias y ganó.

Preguntado si tenía pruebas concretas, Grant reconoció que lo suyo eran conjeturas.

"Pero... me encantaría escuchar las explicaciones del Daily Mail o del Sunday Mail sobre sus fuentes, si no me hackearon el teléfono", dijo.

El Mail on Sunday dijo en un comunicado que "refuta totalmente" la insinuación de que había hackeado el teléfono de Grant y calificó sus declaraciones de "injurias".

A lo largo de dos horas y media, Grant — que se mostró sucesivamente encantador y severo — describió años de persecución por los tabloides a partir de su gran éxito "Four Weddings and a Funeral" (Cuatro bodas y un funeral) en 1994. Los incidentes incluyeron un misterioso allanamiento de su apartamento, del cual no robaron nada. Un tabloide publicó luego una descripción de la vivienda.

Dijo también que un artículo publicado meses atrás en The Sun y el Daily Express acerca de cuando acudió a la sala de emergencias de un hospital constituyó "una violación grosera de mi intimidad".

____

Internet:

The Leveson Inquiry: http://www.levesoninquiry.org.uk/

Jill Lawless: http://twitter.com/JillLawless.

El periodista de Associated Press Raphael G. Satter contribuyó a este informe.