El lanzamiento del sistema operativo Windows 95 por parte de Microsoft presentó algunos de los mayores retos en la historia de la compañía, llevando a varios cambios de último minuto que le impidieron garantizar compatibilidad con el procesador de textos de una compañía rival, declaró el lunes el fundador de la compañía Bill Gates.

El multimillonario compareció en una corte federal para rendir testimonio en una demanda por 1.000 millones de dólares contra su empresa presentada por Novell Inc., la compañía que era propietaria de WordPerfect cuando salió a la venta Windows 95.

"Tuvimos que trabajar muy duramente", dijo Gates. "Fue el proyecto más difícil y arduo que habíamos acometido hasta el momento".

Gates, vestido de un traje gris y corbata amarilla, fue el primer testigo en comparecer mientras los abogados de Microsoft exponían sus argumentos en el juicio que se desarrolla desde hace un mes en un tribunal federal de Salt Lake City.

El juez de distrito Frederick Motz negó una moción de los abogados de Microsoft para desestimar el caso por no tener fundamentos. La comparecencia de Gates se reanudará el martes por la mañana.

Novell, con sede en Utah, demandó a Microsoft en 2004, alegando que la empresa de Redmond, Washington, violó las leyes antimonopólicas a través de sus acuerdos con otros fabricantes de computadoras cuando lanzó Windows 95.

Novell afirmó que posteriormente se vio obligado a vender su programa WordPerfect, con una pérdida de 1.200 millones de dólares.

La empresa alega que Gates, cofundador de Microsoft, ordenó a los ingenieros de su empresa que rechazaran WordPerfect como un programa dentro de Windows 95 debido a que temía que fuese demasiado bueno.

WordPerfect tenía casi 50% del mercado de procesadores de texto, pero esa participación se derrumbó a menos 10%, mientras que los programas de Microsoft se afianzaron.

Pero Gates dijo que Novell simplemente no entregó una versión de WordPerfect compatible con Windows 95 a tiempo para su lanzamiento. Dijo que para 1994, el procesador de textos de Microsoft, Word, estaba clasificado como el número 1 en el mercado, por encima de WordPerfect.

El fundador de Microsoft dijo que la compañía había tenido que eliminar una funcionalidad técnica que habría mantenido la compatibilidad de WordPerfect por temor a que la misma causase un caída del sistema operativo.