El presidente de Perú, Ollanta Humala, animó hoy a los Gobiernos y empresarios de América Latina a aprovechar sus relaciones comerciales con China para iniciar un proceso de industrialización que los lleve al desarrollo.

Durante el discurso de inauguración de la V Cumbre Empresarial China-América Latina, Humala agregó que "el futuro es dar un paso más" y que ese paso es "el proceso de industrialización y, en eso, cuenten con el Estado".

"Todos necesitamos una región que deje de estar en vías de desarrollo, que se convierta en una región desarrollada. Ese es el reto de los gobernantes y empresarios", afirmó el mandatario ante un millar de hombres de negocios reunidos en un hotel de Lima.

Humala también señaló que "China se ha convertido en un socio estratégico de Perú" y que los latinoamericanos tienen "una de las regiones mas dinámicas de la economía mundial".

No obstante, el presidente peruano señaló que se tiene "que mejorar el tipo de comercio" que se realiza con el gigante asiático, para añadir mayor oferta con valor agregado y especialmente dedicar inversión a la tecnología.

Además, Humala afirmó que "es importante que se cumplan las leyes de un país" y tener "paz laboral", en alusión a las protestas de trabajadores que afronta la minera china Shougang en Perú.

"Es importante que los trabajadores tengan derechos para darle calidad al empleo", enfatizó.

El mandatario confió en que mañana, al termino de la cumbre, "se haya consolidado los negocios que ya se venían conversando, que conozcamos donde podemos poner productos en China y que los empresarios chinos vean la fortaleza de esta región".

El vicepresidente del Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional, Zhang Wei, entidad organizadora de la cumbre, informó que China importará mercaderías por más de 8 trillones de dólares en los próximos cinco años.

En una entrevista con el diario El Comercio, Wei dijo que China y América Latina tienen la necesidad de disminuir su dependencia de los tradicionales mercados de inversión, debido a la desaceleración de la recuperación económica mundial y el desafío de la crisis de deuda soberana de una parte de las economías desarrolladas.

China tiene invertidos en América Latina 52.000 millones de dólares, mientras que el volumen comercial entre esta nación y los latinoamericanos superó los 153.000 millones de dólares en los primeros ocho meses del año.

La cumbre constituye, según los organizadores, una oportunidad para fortalecer las relaciones entre los empresarios asiáticos y latinoamericanos, ya que asistirán 400 empresarios chinos, 400 peruanos y 200 de otros países de la región.