La prensa de Estados Unidos y los analistas de este país consultados por Efe destacan hoy que la victoria del PP en las elecciones en España no ha sido una sorpresa y que el futuro Gobierno ha recibido un mandato "muy claro" de los votantes para acometer con rapidez las reformas necesarias.

Los principales diarios de Estados Unidos dedican hoy bastante espacio a analizar, a través de sus corresponsales o enviados especiales en Madrid, los comicios celebrados este domingo en España, en los que el conservador Partido Popular, liderado por Mariano Rajoy, logró una amplia mayoría absoluta.

The Wall Street Journal señala en su portada que la victoria del PP en España "es la última señal de que la crisis financiera en Europa está rehaciendo el mapa político".

Y es que la derrota del gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) "no ha sido una sorpresa", puesto que en los últimos meses la crisis ya se llevó por delante a los Ejecutivos de Irlanda, Portugal, Grecia e Italia, como recordó a Efe el analista Mark Weisbrot, codirector del Centro de Investigación Económica y Política (CEPR).

La gente "se cansó de los socialistas" y ha elegido la opción alternativa, más conservadora y partidaria de duras reformas, dijo a Efe en la misma línea Jacob Funk Kirkegaard, del Instituto Peterson de Economía Internacional.

Para The Washington Post, "una de las primeras tareas de Rajoy será calmar los temores de los inversores sobre la viabilidad" de España, sobre todo después de que la financiación de la deuda del país se encareciera la semana pasada hasta su nivel más alto desde 1997.

Mientras, The New York Times afirma que los españoles, que afrontan un "alto desempleo" y una "contracción del crédito", decidieron ayer "castigar" al Gobierno socialista y girar hacia el conservador PP "con la esperanza de aliviar el sufrimiento" derivado de la crisis de la deuda en la eurozona.

El diario neoyorquino también subraya que "la amenaza de una nueva recesión y la magnitud de la crisis de deuda" llevan incluso a los partidarios del PP a cuestionarse si un gobierno "de centro-derecha" podrá acometer los cambios "que los mercados financieros están demandando".

Las soluciones deben definirse conjuntamente en la eurozona, según Weisbrot, que aboga por que el BCE (Banco Central Europeo) "garantice la deuda de España e Italia", además de por "reestructurar la deuda griega" y "revisar las políticas macroeconómicas" del bloque.

A juicio de Kirkegaard, el PP ha recibido "un mandato muy claro" para "reformar el mercado laboral" y "erradicar cualquier duda sobre la estabilidad de los bancos" españoles, con una "recapitalización" si fuera necesario.

El "éxito" del nuevo Gobierno español dependerá de que "se acometa con urgencia la reforma del mercado laboral y se garantice la estabilidad fiscal. Es lo que los mercados están esperando", concluyó Kirkegaard.